SUPRACAFÉ: Una apuesta por la sostenibilidad

Lise Kingo, Directora Ejecutiva de UN Global Compact dice “Los negocios sostenibles son, simplemente buenos negocios”. Con esa misma creencia SUPRACAFÉ  ha formulado su plan estratégico que se basa en  la producción de café de alta calidad de manera sostenible. La sostenibilidad se convierte en el centro de nuestra estrategia y modelo de generación de valor.

Consecuentemente nuestra misión reza “SUPRACAFÉ somos una organización de personas que trabaja para generar valor y mejorar la calidad de vida de sus grupos de interés a través de la producción sostenible y sustentable de café de la mejor calidad, generando además satisfacción para las personas y la sociedad”.

Hay múltiples factores por los que consideramos que la sostenibilidad es el mejor camino hacia el éxito de nuestra empresa, incluido el económico. Por comenzar con lo más general y filosófico, valga la siguiente cita de Philip Kotler a la que me gusta recurrir frecuentemente y que nos sirve de inspiración y que dice “Las empresas tienen que identificar las inquietudes y deseos de los consumidores para ser capaces de llegar a su mente a su corazón y a su alma. En la paradoja de la globalización, la inquietud y deseo genéricos de los consumidores es convertir a la sociedad – y el mundo en general- en un lugar mejor, e incluso ideal, en el que vivir. Por lo tanto, las empresas que pretendan convertirse en iconos deberán compartir ese mismo sueño con los consumidores y esforzarse por marcar la diferencia”.

Sin ánimo de ser pretenciosos, eso es a lo que aspiramos. Aspiramos a convertirnos en iconos y compartir nuestros sueños de producir un café de alta calidad de manera sostenible del que las personas puedan disfrutar en el más amplio sentido de la palabra. Y el reto es inmenso. Lo es porque hoy el café es producido por más de 25 millones de familias de caficultores muchos de ellos al borde de la pobreza. Lo es porque el atraso tecnológico de los primeros eslabones de la cadena es enorme. Lo es porque la distribución del valor generado es injusta con el productor quien ve como su producto, totalmente “comoditizado” (sometido a los vaivenes de los mercados de futuros) a veces no les da para cubrir los costos de producción. Lo es porque nos enfrentamos a retos inmensos como el cambio climático y los efectos de los cultivos sobre el mismo y sobre el medio ambiente. Y podría seguir así con una larga lista de retos.

Sin embargo, los consumidores, los ciudadanos, las personas cada vez disfrutan más y mejor de una buena taza de café, cada vez están dispuestos a pagar más por ese placer y de hecho lo hacen cuando se acercan a una cafetería de última generación o compran sofisticados productos de café en boutiques, en cápsulas,etc. Esos consumidores, esos ciudadanos, como dice Kotler, quieren convertir la sociedad y el mundo en general en un lugar mejor en el que vivir y cada vez se preocupan más por conocer cómo ha sido producido su café, si ha cuidado de las personas en origen, si afecta al medio ambiente. Cada vez seremos más exigentes como consumidores y, cada vez, exigiremos que los productos que consumimos sean SOSTENIBLES, en mayúsculas, en todas y cada una de las acepciones y derivadas del concepto de sostenibilidad (social, económica y ambiental). Si a esto unimos el hecho de que, objetivamente, el café producido de manera sostenible es mejor, entenderemos porque la apuesta de SUPRACAFÉ es poner a la SOSTENIBILIDAD en el centro de su estrategia.

Ricardo Oteros